El presidente evidenció que su sueño era ganar unas elecciones presidenciales con el mayor porcentaje de la Historia Dominicana, y ¿qué no haría un político sin escrúpulo para hacer realidad sus sueños y ensanchar su vanidad, más cuando sabe que no habrá consecuencias jurídicas para él? ¿Qué puede importarles a los hombres públicos inescrupulosos el juicio de la Historia? Si la vanidad y el deseo de grandeza han hecho obnubilar a grandes hombres a lo largo de Historia misma, ¿qué efectos no tendrían en un espíritu vulgar y mediocre?

 

La campaña electoral ha concluido con unas elecciones que han sido un auténtico circo del peor de los gustos, para convertirse en una vergüenza nacional e internacional.

Hemos presenciado todo un espectáculo, desde las acostumbradas compras de votos y cédulas, graves deficiencias en la logística del montaje, incidentes violentos donde penosamente han habido víctimas fatales, quemas de centros de votación, pérdidas de actas del escrutinio de colegios electorales, cantidad de votos en algunos colegios superiores a los inscritos en esos colegios, en otros todos los votos favorecen a un solo candidato, hemos visto a un senador de la República, que a la vez es candidato a la misma posición, agredir física y verbalmente a un presidente de una junta municipal y exigirle que “le busquen las actas modificadas para él poder compararlas” además de decir “que el presidente de la Junta Central Electoral tiene un compromiso con él”, en fin, hemos asistido a una locura colectiva, que a veces me pregunto sí esto realmente sucedió en República Dominicana o en Haití.

Las quejas de fraude, y consecuentes demandas de reconteos de votos en muchos casos, así como la anulación de las elecciones en otros, se han hecho presente sólo en los niveles municipal y congresual. No hay reacciones en el nivel presidencial. Pero, ¿la aceptación de los resultados del nivel presidencial es por la significativa diferencia entre el candidato ganador, Danilo Medina, y el segundo lugar, Luis Abinader, o porqué realmente podemos confiar en esos resultados?

Siendo tan fraudulento y caótico el espectáculo en que Danilo tiene su ansiado 60%, ¿podríamos confiar en que las irregularidades fueron sólo en los niveles B y C? ¿Podemos creer que se hallan creado los mecanismos para manipular estos niveles y no haber igualmente manipulado el nivel A?

En la precampaña presidencial del PLD se hizo evidente la real personalidad del presidente Medina, la de un personaje capaz de traicionar y “de morder la mano” del hombre que lo llevó al poder en 2012, pudimos comprobar que es tan egocéntrico, ambicioso, manipulador y mentiroso como lo puede ser cualquier político de la peor calaña. En un país con poca institucionalidad como este, ¿podemos poner en duda que un candidato con semejante perfil utilice los recursos que el Poder pone en sus manos para orquestar un fraude que lo beneficie a él y pongo en ridículo a su adversario declarado?

El presidente evidenció que su sueño era ganar unas elecciones presidenciales con el mayor porcentaje de la Historia Dominicana, y ¿qué no haría un político sin escrúpulo para hacer realidad sus sueños y ensanchar su vanidad, más cuando sabe que no habrá consecuencias jurídicas para él? ¿Qué puede importarles a los hombres públicos inescrupulosos el juicio de la Historia? Si la vanidad y el deseo de grandeza han hecho obnubilar a grandes hombres a lo largo de Historia misma, ¿qué efectos no tendrían en un espíritu vulgar y mediocre?

Por el momento estas son sólo inquietudes de un ciudadano con el derecho a exigir a sus autoridades transparencia en un proceso electoral. Son sólo eso, tontas inquietudes.

8 comentarios en “Inquietudes Sobre el 60% de Danilo

    1. Gracias mil, señor Gómez, tanto por tomarse el tiempo de leer nuestro trabajo como por valorarlo positivamente. Lo único que procuramos es que en algún momento la sociedad dominicana se empodere y comience a exigir transparencia a sus autoridades. Si en nuestro país nos enfrentamos las inconductas de la clase política en su momento nos veremos en situaciones similares a Brasil o Venezuela. Tenemos que ser inteligentes y aprender de errores ajemos.

      Gracias de nuevo y cordiales saludos desde San Francisco de Macorís.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s