No creo que nadie se anime, en su sano juicio, a discutir que el perfil de Vargas no es apto, nada en lo absoluto, para la posición Ministro de Relaciones Exteriores. De hecho, no creo que nunca antes los dominicanos hemos sido representado por un canciller tan burdo y tosco como Miguel Vargas Maldonado. Esto sí que es un verdadero logro de Danilo.

Desde hacía varias semanas circulaba el rumor sobre la intensión del presidente Danilo Medina Sánchez de nombrar al señor Miguel Vargas Maldonado, presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), como Ministro de Relaciones Exteriores. Este 16 de agosto el rumor terminó y se convirtió en una realidad.

Reconozco honestamente que esta designación me sorprendió. En realidad, no esperaba que el presidente Medina se atreviera a tanto, no lo creí tan atrevido, irresponsable, cínico y desvergonzado, no creí que se atreviera a llegar tan lejos. Pero, he sido tonto.

El discurso de Medina en la toma de posesión de su segundo mandato fue todo un episodio retórico, adornado con pinceladas de moralismo y optimismo, donde él se le presento al pueblo dominicano tal un hombre que tiene como su guía de conducta al profesor Juan Bosch Gaviño. Pero tenemos que asumir que esta “guía” es sólo verbal, es sólo en papel, y la designación de Vargas como canciller de la República lo atestigua fehacientemente.

El cargo de canciller es uno de los más importantes de la administración de cualquier nación, además, después del jefe del Estado, es éste el representante de ese Estado alrededor del mundo.

Este es uno de los motivos por lo cual los jefes de Estados son sumamente cuidadosos designando estos funcionarios, que por lo general son personas con una sólida formación intelectual, cultas y poseedoras de cierto grado de conocimientos sobre cultura general, además de un tacto que les facilite sus relaciones personales con homólogos de cualquier parte del mundo y actuar en escenarios internacionales con destreza. Además, se requieren conocimiento de política internacional, geopolítica, comercio internacional, debe tener alta capacidad de negociación y de convencimiento. Estos son, a grandes rasgos, algunas competencias personales que no pueden faltarle a un canciller.

No es casualidad, pues, que nombres ilustres han sido frecuentes en la Cancillería. Sólo recordemos a Max Henríquez Ureña, Manuel Arturo Peña Batlle, Joaquín Balaguer, Virgilio Díaz Ordóñez, Eduardo Latorre, Hugo Tolentino Dipp, para mencionar sólo algunos. Sobre los dos anteriores cancilleres, Carlos Morales Troncoso y Andres Navarro, no podemos decir que sean ilustres intelectuales, pero sin duda son hombres de “ciertas luces”.

Pero, en el caso del señor Vargas, ¿podemos confiar que un hombre que no ha sido capaz de poder manejar adecuadamente las constantes crisis de su propio partido esté en capacidad de manejar una crisis internacional? ¿Qué hará Vargas cuando vea sus intereses en peligro? ¿Acudirá al Tribunal Superior Electoral para intentar imponer sus criterios a cualquier precio? En las siempre tensas negociaciones con la República de Haití, ¿qué intereses pondrá en primer lugar? ¿Sus intereses empresariales, que son muchos, o los nacionales? Cuando se le presente aluna fuerte discrepancia con algún homologó, ¿cómo la manejara? Si él organiza una reunión de cancilleres y no llegan a acuerdos sobre algún tema sensible, ¿existe el peligro de que esta reunión termine a “sillazos limpios”?

No creo que nadie se anime, en su sano juicio, a discutir que el perfil de Vargas no es apto, nada en lo absoluto, para la posición Ministro de Relaciones Exteriores. De hecho, no creo que nunca antes los dominicanos hemos sido representado por un canciller tan burdo y tosco como Miguel Vargas Maldonado. Esto sí que es un verdadero logro de Danilo.

Vargas Maldonado es el hombre que una vez dijo que quería ser presidente de la República, que llevó a la ruina electoral a uno de los más importantes partidos dominicanos, que impuso su voluntad a sangre y fuego sin importar las consecuencias humanas ni morales, y todo esto para que él termine siendo juramentado como un funcionario más del gabinete presidencial del hombre que una vez él dijo que iba a vencer y a hacerle oposición. Es evidente que los sueños de grandeza de este fenómeno de circo de mal gusto han quedado reducidos a compromisos políticos para su beneficio personal y de aquellos que les son muy allegados.

Parece ser que la Cancillería se ha convertido en el ministerio que está destinado a pagar los compromisos de alianzas electorales. Esto así, porque fue Leonel Fernández el que inició con la ya aparente práctica, al nombrar como tal a Carlos Morales Troncoso, entonces presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), organización política que en ese momento era aliada al gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Y ahora Danilo Medina ha nombrado a Vargas en la misma posición, y nos ha dicho que para él, cumplir con un aliado político es más importante que el buen desempeño de la cosa pública. Nos ha recordado lo que los dominicanos sabemos en demasía: que los políticos en el poder manejan el Estado Dominicano tal como una botija que se puede repartir a discreción del presidente de turno.

Una de las preguntas que debemos hacernos es cuánto terminará costando al pueblo dominicano esta alianza electoral, ya que seremos nosotros los que al final de la jornada pagaremos por ella, y de seguro se convertirá en una de las más costosa de toda la historia política dominicana.

12 comentarios en “Miguel Vargas, el canciller más burdo y tosco de la Historia

  1. burdo, -da adj.
    1 Que es poco delicado o fino: la tela de saco es burda y áspera.
    2 Se aplica a la persona que tiene malos modos o es poco delicada en el trato y en el comportamiento. basto, rudo

    inteligente.
    Del lat. intellĭgens, -entis.

    1. adj. Dotado de inteligencia.

    2. adj. Dicho de una persona: Dotada de un grado elevado de inteligencia. U. t. c. s.

    3. adj. Que indica inteligencia. Un discurso inteligente.

    4. adj. Sabio, experto, instruido. U. t. c. s.

    5. adj. Dicho de un sistema, de un edificio, de un mecanismo, etc.: Que están controlados por computadora y son capaces de responder a cambios del entorno para establecer las condiciones óptimas de funcionamiento sin intervención humana.

    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    Me gusta

  2. El odio, el rencor, el resentimiento y la rabia, evidentemente que no son los mejores consejeros. Si de algo esta lleno ese escrito, es de esos 4 elementos en contra del Ing. Miguel Vargas Maldonado. Hablar de independencia política, cuando en realidad quien suscribió ese articulo carece de ello, se convierte en una falacia, en una mentira y en una difamación. Como empezar a cuestionar una gestión en la cancillería de la República Dominicana de Miguel Vargas Maldonado, cuando aun no tiene el tiempo suficiente para hacerlo?. No seria mas lógico permitirle al nuevo canciller que avance en su gestión y luego criticarle de conformidad con los resultados obtenidos, sean malos o buenos?. Pero al parecer no es la intención del autor. La opinión del autor, evidentemente parcializda en el fondo denota frustración, situación esta que viene dada por la afinidad política que tiene con los contrarios externos del Ing. Vargas Maldonado. Es como si se juzgara y se condenara a una persona que se investiga, sin previamente haber hecho una experticia de las pruebas presentadas.

    Me gusta

  3. Quien paga este comentario Abinader o Hipólito como que le ha dolido mucho al PRM esa designación, a tan solo días de Juramentado criticando, de verdad que les ha dolido mucho.

    Me gusta

  4. No conozco a la suscribiente de este artículo, pero es obvio que es una opinión prejuiciada. Una opinion totalmente sesgada, motivada por matices políticos individuales que responden, sin temor a equivocarme, a la línea del PRM.
    Y era de esperarse, que aquellos que han sido derrotados por el talento ajeno, rebuznen sin ningún resultado. Esa opinión difamadora y acomplejada, no pasará de ser mas que una simple aspiración del fracaso augurado para Miguel Vargas, pues denota odio y rencor.
    Quizás el jefe político de la suscribiente, el señor Luis Abinader,podía hacer un papelo mejor.
    La envida y la desidia, la inquina, y la mediocridad espiritual expresada para descalificar de antemano una gestión que aún comienza, son los elementos constitutivos que adornan a los inmorales que no pueden sostener el debate de las ideas.
    Miguel Vargas es vice-presidente de la Internacional Socialista a nivel mundial. Es un próspero empresario al más alto nivel,no es un intelectual como tampoco lo es Andres Navarro ni el extinto Carlos Morales Troncoso,pero tiene relaciones internacionales. De manera pues,a la suscribiente prejuiciada, que busque otros argumentos políticos para detractar a Miguel Vargas,que los que ha esgrimido en el presente artículo, no serán más que una gota en el océano.

    Me gusta

    1. Estimado Dr. Mercedes, no acostumbro a responder los comentarios “subidos de tono” como el suyo, pero a usted me permito responderle.
      En primer lugar, cuando usted se refirió al señor Luis Abinader como “mi jefe político”, no pude hacer otra cosa que reír a carcajadas, y es que yo no respondo ni pertenezco a organización política alguna y en mis comentarios critico el accionar de cualquier partido que entienda deba ser criticado. Y es que, el debate político es uno de mis intereses y me apena y produce rabia ver cómo anda la política nuestra, ver en la vergüenza nacional que se ha convertido y Miguel Vargas es una de esas vergüenzas.
      Usted dice que Vargas es vicepresidente mundial de la Internacional Socialista (IS), y, además, presidente para América Latina. Pero, ¿usted realmente está hablando de la Internacional Socialista? ¿Qué es eso? ¿Aún ese organismo existe? ¿Aún se reúnen para pasarse días enteros debatiendo sobre “el sexo de los ángeles” y en las noches hacer fiestas? Hoy día, Dr. Mercedes, la IS es una organización que no sirve para nada, si es que algún día sirvió de algo, y no olvide usted que no pocos de sus líderes han terminado sus vidas políticas salpicados de actuaciones de corrupción, y aquí en República Dominicana tienen un buen candidato para terminar de manera similar.
      Usted hable que Vargas es un empresario exitoso. Claro que lo es, pero ¿quién son sería un “empresario exitoso” tomando prestamos en bancos estatales de cientos de millones de pesos y no pagar ni un centavo? ¿Quién no sería exitoso teniendo a su disposición personal las cuentas bancarais de un partido político? Y si la Cámara de Cuentas le exige que explique los gastos de ese partido, el señor dice que los recibos se han periodo… y no pasa nada. ¡Por amor de Dios! En un país medianamente civilizado, donde impere la ley, el señor Vargas estaría en prisión, no en la Cancillería.
      Por último, le agradezco muy sinceramente que usted haya leído al menos una de nuestras publicaciones y espero que en algún momento estemos de acuerdo en cualquier otro tema.

      Me gusta

      1. Distinguido sr.Camilo. -.En atención a su respuesta, sobre mi opinión del artículo de su autoria ,satanizando la figura de Miguel Vargas como ministro de relaciones exteriores, es oportuno señalar,que mi opinión no ha sido subida de tono como usted señala.
        De hecho, ha sido usted quien ha subido el tono de su opinión, al llamar al señor Vargas Maldonado “burdo y tosco “.
        Cualquier crítica, dentro del debate de las ideas, se esgrimen con objetividad, observando lo positivo y lo negativo del punto que se discute. No así, cuando el enfoque dado a la opinión, es prejuiciado que es lo que he entendido que ha transmitido a través de su publicación.
        Nuestro país, como bien usted apunta, está lleno de corruptos ,pero no puede usted olvidar, que ese mal que nos afecta, ha sido por el silencio cómplice de todos los gobiernos, y de todos los partidos.
        Usted ha indicado que el señor Vargas Maldonado ha sido exitoso porque ha tomado varios préstamos de cientos de millones de dólares al Estado,y que nunca ha pagado .Esa es una afirmación que le resta crédito a su respuesta, pues, aparte de quimérica,es una afirmación poco responsable.
        Yo tengo una militancia política, pero no ciega ni obcecada.Mi defensa a la figura del señor Vargas Maldonado, es política, no personalista.
        Estoy de acuerdo en que todos los dominicanos debemos aportar nuestro granito de arena,en procura de un mejor país, pero ensañarse de manera patológica con la figura de un político determinado, con razón o sin ella, denota odio y rencor, sobre todo, cuando no se está en condiciones de probar la alegada “vergüenza “que constituye Miguel Vargas según su opinión.

        Me gusta

  5. Miguel Vargas Maldonado es mi Idolo con Capacidad ”lntegridad y Dominio en todo Ambito político ”’Felicidades my Líder ”’Danilo Medina Escogistes lo mejor ”’Isabel Fiel A Miguel ”’Ni un paso atrás ”’

    Me gusta

  6. No soy de los que se hayan sentido impresionados por la figura de Miguel Vargas, quizás muchos sienten lo
    mismo de mi. Ahora bien, Miguel de acaba de estrenar como canciller, demosle
    la oportunidad de demostrar que estábamos equivocados, no adelantemos juicios. Digo yo que soy de un campo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s